viernes, 3 de febrero de 2012

2 km son suficientes

¿Son 2 km más, suficientes para decidir que es largo?

Podréis recordad que así terminaba mi entrada anterior, en el aire quedaba la pregunta que cómo era de suponer, no tardaría en tener respuesta… tan sólo, una semana después. Si el 22 de enero competía en el cross corto, el 29 de enero lo hacía en el Campeonato de Madrid de Cross Largo absoluto que se celebraba en El Escorial.

Había pasado una semana rara, no sé, mis sensaciones eran diferentes a las que había tenido con respecto al cross corto; quizás la tensión que se me generó con respecto a éste, competir en equipo y por el equipo, primera vez en un absoluto, un entrenamiento y una preparación exigentes, con unos objetivos más o menos definidos, dolores y molestias “del después”… me dejó algo vacía, con una sensación de “¿esta carrera va conmigo?”.

El entrenamiento durante estos 7 días no fue excesivamente duro, fue una semana de rodajes bastante cómodos, excepto uno de los días que hice series con un amigo al que agradezco mogollón su apoyo y ayuda, pues en este tipo de entrenamiento que son tan duros y lo paso mal, siempre es bueno tener a alguien de referencia que te lleva cómo un reloj y casi sin pensar. Además, había prometido no quejarme de mis molestias (no veas lo que me tuve que morder la lengua), no pensar mucho en la carrera para no ponerme excesivamente nerviosa y tratar de tener control sobre mí misma en esos días pre-competición. Con lo que, no sé por qué, me sentía “algo fuera”, sin sensaciones para competir… no estoy segura de si fue una mezcla por intentar relajarme y desconectar de ello o porque cómo en esta ocasión competía de forma individual, la presión que siempre me genero a mí misma era menor, aunque por supuesto he de decir, que esos 2 km más no dejaban de martillearme la cabeza. De cualquier forma, lo único que tenía claro era que iba a estar en la línea de salida a las 12:30 h y que lo daría todo, fuera como fuera, en las condiciones que fuera y que acabaría como fuera.

Llegó el domingo y me levanté con los niños tranquilamente, desayunamos y nos preparamos todos para ir al Escorial. Una vez más llevaba la mejor compañía y apoyo que podía pedir, los niños y Mario, además sabía que también estarían mi tía Maria y mi tío Claudio haciendo fotos y animando (gracias de verdad por vuestro cariño). ¡Qué frío! el pronóstico eran unos 4 grados, pero no eres del todo consciente hasta que estás allí y además te ves envuelta por el viento. El ambiente aún con todo ello, era fantástico, todos los clubes preparados con sus atletas calentando y por supuesto, allí estaban las chicas y chicos del Canguro, cómo siempre con ganas, ilusión y una energía que desborda… dicho lo cual, salvando los nervios y la tensión por no saber si el equipo de chicas que tenía que competir estaría completo (al final fueron 5 en equipo y dos corrimos en individual), nos fuimos a rodar reconociendo el circuito y deliberando si correr o no con clavos. Al final por las características del circuito y por cómo estaba el terreno, decidimos que no eran necesarios… “¡cachiss y yo sin zapatillas voladoras!”, había llevado los clavos pero en esta ocasión, se me olvidaron las Aegis con las que suelo competir últimamente en asfalto, así pues… me apreté bien las que llevaba de entrenamiento y dije “que sea lo que tenga que ser” y hasta que llegó el momento de entrar en cámara de llamadas.


Entramos, cómo siempre mostrando dorsal, equipación y chip colocado, hacemos los últimos calentamientos y nos colocamos en el cajón de salida. Cómo en esta ocasión no competía en equipo, consideré que lo mejor era colocarme la última, pero un par de compañeras prefirieron dejarme delante porque ellas irían algo más lentas, así es que salí en 5ª posición. Casi no me di cuenta de la salida, estaba aún charlando cuando se produjo el disparo (¡ups, no volverá a ocurrir!) y salí casi sin pensar. En ese momento vi a mi familia y cómo sorpresa, a mi entrenador con la suya también (mil gracias por acompañarme y guiarme, para mí es muy importante, es todo un detalle que estés en esos momentitos), así es que por todos ellos y por mí misma, pensé que tenía que ir a por esos 2 km de más, que no se me podían resistir y que tenía que acabar dignamente, dando todo lo que tenía dentro hasta reventar.

La carrera era una vuelta al circuito de 900 m y dos vueltas al de 2.500 m, este último algo complicado, con muchos giros, cuestas, piedras… vamos, lo normal y típico de un cross, así es que tenía que pensar, regular y no quedarme sin fuerzas para correr los casi 6 km. Pensando en las palabras del míster, fui buscando grupo e intenté que otras chicas me llevaran en carrera, pero la verdad es que no conseguí ubicarme muy bien porque los grupos que iba cogiendo, se iban dispersando, así es que al final, acabé corriendo por mí misma, según mis sensaciones y cómo podía. Entre giros y subidas escuchaba a mis compañeros de equipo animarme, a Cris haciendo fotos, a mi tío y eso me dio mucha energía. Fui adelantando a algunas chicas, lo cual me dio bastante fuerza hasta completar la primera vuelta, más o menos entera y consciente, por el paso de inicio de circuito escuché a Joaquín que me decía que me agrupase a las chicas que llevaba justo delante y las dejase tirar, con lo que eso hice… apreté dientes y me fui hasta ellas, las seguí un tiempo hasta que empezaron a quedarse y yo seguí, no me podía creer que fuera tan bien, ¿quizás no me estaba esforzando lo suficiente? De ese grupo se quedó una chica con la que hice casi 2 km, hasta que se quedó atrás y me lancé del todo a por los últimos 500 m.




Llegué a la última cuesta y escuché a Mario decirme que tenía que darlo todo, que me cogían por detrás, que tenía que realizar un último esfuerzo… así es que, no sé cómo volví a sacar fuerzas de mis piernas y apreté para no dejarme coger. Pensé que quedaba poco, que ya estaba en meta, pero me equivoqué porque debían quedar aún unos 300 m (se pierde la noción de la distancia totalmente) y algún giro que otro más, me vine un pelín abajo porque pensé que me había pasado derrochando los últimos ápices de fuerza y creí que no llegaría, que al final me cogería la chica que venía detrás, pero vi a Joaquín que me volvió a animar y a decirme que no podía dejar que me cogieran, que el puesto era mío, que tenía que darlo todo, así es que deseché los pensamientos negativos y volví a arrancar lo que me quedaba en las piernas… y de nuevo vi a Mario diciéndome “¡venga, ahora tienes que hacer el cambio!” y no sé cómo pero así hice, los últimos metros arranqué con todas mis fuerzas y terminé esprintando… y pensé en las palabras que una amiga me había dicho por la mañana “no te quedes con las ganas”.

Verdaderamente, la sensación que te queda de haberlo dado todo, de haber terminado con cierto orgullo, de cruzar el arco de meta con el corazón todavía a 198 ppm… vale más que todo el esfuerzo que te supone ponerte en la línea de salida, los nervios y llegar hasta allí.

Al final, entré la cuarta entre las canguras, lo que me deja muy contenta porque lo cierto es que en este club hay mucho nivel y estos logros me dan mucha fuerza y confianza en mí misma, en un tiempo de 25’39’’ y en la posición 41 de la general, que no está nada mal para ser mi primer campeonato de Madrid absoluto.

Eso sí, para terminar, decir que efectivamente 2 km más se hacen muy largos, efectivamente son más que suficientes para determinar el nombre de la prueba, vamos… un adjetivo más que merecido, porque para mí esos 2.000 m se me hicieron eternos.



Y por supuesto, lo más importante, decir que tanto el equipo femenino que quedó en 5ª posición ¡sois las mejores! Y el equipo masculino que quedó en 4ª posición ¡qué grandes sois chicos!, se clasificaron para el Campeonato de España… ¡FELICIDADES a todos y ENHORABUENA!

Ahora… próxima parada: Campeonato de España de Cross Largo el 19 de febrero (gracias equipo, gracias chicas por confiar en mí y dejarme estar con vosotras en esta competición tan importante).

6 comentarios:

Sebastián Navarrete dijo...

Precioso relato. Disfruta y trata de ser feliz. Besos para los cuatro.

IMPALA dijo...

Raquel me alegro mucho de que esta nueva etapa en el atletismo "formal" te este dando tantas satisfacciones, se nota que estas muy motivada y feliz en tu nuevo Club. Siento mucha admiración por tu esfuerzo y dedicación, de verdad, felicidades, porque el atletismo en el fondo, se trata de eso...
Besos

Javi dijo...

Enhorabuena por la carrera! saludos!

Pedro Gracia Garmendia dijo...

Ay , el Cross , donde todo nace !!!!!! Enhorabuena Ra !!!!! Este año vas a dar un salto hacia arriba que te pasas , que te lo dice un señor mayor jejejejej

*Pegasus* dijo...

Gran carrera, Raquel...
No te quedes NUNCA con las ganas.
Un besote,

Mario GGm dijo...

Cuanto me alegro Raki...mucho trabajo y ahí lo tienes.

Ahora solo toca disfrutar, experimentar y seguir generando vivencias...

Y solo decirte...
http://www.youtube.com/watch?v=7FmRj-7-sMc