miércoles, 23 de octubre de 2013

Pretemporada 2013-2014

Pues el título habla por sí solo… comienza la pretemporada 2013-2014 y me esperan grandes cosas en todos los sentidos (o eso espero, je je je).
Después de los 10 días de descanso tras el maratón de Berlín, volvía a retomar las ganas de correr con pequeños rodajes, suaves, lentos… Es increíble lo vacía que te deja una prueba de estas características, te quedas sin fuerza en todos los sentidos: no tienes ganas ni de moverte, ¿las zapatillas? ¿qué es eso? ni te acuerdas de ellas, emocionalmente te sientes algo triste y con los ánimos por los suelos, físicamente te duele todo el cuerpo, te vas arrastrando y sólo te apetece dormir, dormir y dormir… ¡ni que contaros sobre comer! Sientes un hambre voraz y te comes todo lo que pillas, da igual el momento, da igual lo que sea… vamos, que llega un momento en el que te preguntas si todo esto ha merecido la pena.
Pero parece que sí, porque de repente, según van pasando los días y tu cuerpo se va recuperando, empiezas a regañarte por lo que hiciste (o no hiciste) en la carrera, te das cuenta de que puedes hacerlo mejor, volver a intentarlo en otra ocasión y te das cuenta de que lo necesitas… necesitas salir a correr. Así es que sin darte casi cuenta, empiezas a pensar en el próximo objetivo, el próximo reto y te lo grabas a fuego: “tengo que resarcirme porque sé que lo valgo, sé que puedo… lo tengo y así debe ser: Chicago 2015”.


Así es que con este nuevo pensamiento, este nuevo reto en cuanto a maratón se refiere, cierro la temporada 2012-2013 y paso página: toca pensar en lo nuevo que está por llegar en 2014.
FIN

Este año va a haber muchas cosas nuevas, no sólo en lo que atléticamente se refiere, sino también a nivel personal, cambios, muchos cambios… “AIRES NUEVOS”.
Dicho esto, ¡vamos a por ello! De momento me espera la temporada de cross hasta febrero, tengo ganas de volver a ponerme las zapas de clavos, pisar la tierra, trabajar el barro, los giros, las subidas y bajadas, la fuerza, la velocidad… ¡me encanta este cóctel! Lo he dicho muchas veces, el cross me parece una prueba dura, mezcla de resistencia y velocidad, pero a la vez muy divertida, en un tiempo generalmente frío y lluvioso, una parte de la temporada que te hace volverte aguerrida, que parece que tus piernas no van y cuando te quieres dar cuenta, estás volando, creo sinceramente que el cross… es único. Claro que esto es sólo mi opinión, pues para gustos se hicieron los colores, la pista, el asfalto, la montaña, el maratón, los ultras… lo cierto es que la riqueza de este deporte es más extensa de lo que creemos y ahí está el tic de la cuestión, por ello sufrimos y lloramos, por ello disfrutamos y reímos porque es por todos y para todos.


En fin, pues no me enrollo mucho más en esto post, pues tampoco tengo mucho más que contar, estamos empezando y ahora de momento sólo hay entrenos, día tras día, entrenamientos, entrenamientos, entrenamientos…
En la semana del 07 al 13 de octubre de 2013, retomé los entrenos, durante 5 días salí a trotar suavemente durante media hora. Intentando volver a la normalidad, introducir rutinas, preparar el cuerpo, avisarle de que en poco tiempo toca empezar a dar cera. Ha sido una semana cómoda, pero también desconcertante… es duro darte cuenta de lo lenta que estás, que te pesan las piernas, que parece que no sabes correr y que no eres capaz de ir más rápido de 5:30. Y te preguntas, “¿volveré a estar en forma para competir? ¿cuándo? Paso a paso”.
Durante la siguiente semana del 14 al 20 de octubre de 2013, ha sido cuando he empezado los entrenos de verdad. Primeros rodajes de 10 km, cuestas, circuitos de fuerza y un poquito de vidilla en los km finales para ir eliminando polvorilla de las piernas, progresivos, etc. Por supuesto tampoco está siendo una semana fácil, por las mismas razones, porque estoy lenta, porque quiero y no puedo, porque no me veo, porque me ansío y en definitiva me tengo que convencer a mí misma que es normal, que vengo de un maratón y mi estado de forma es el que es, no puede ser otro y que ahora, a estas alturas de la temporada tengo que tener la cabeza fría y pensar, no acelerarme, no dejarme llevar por los grupos de entrenamiento, no desmotivarme porque vea que a mi alrededor hay compañer@s en mejor forma, que ya me llegará y si lo hago bien, tendrá el fruto que corresponde.
En fin, resumiendo, aquí estamos pues… con nuevas planificaciones, con ganas y fuerzas renovadas para afrontar un nuevo año deportivo. Me apetece ir a por todas, quiero entrenar duro, quiero entrenar más, quiero mejorar y creo, no sólo porque me lo hayan dicho, sino también porque yo misma lo he vivido, que en esto no hay secretos… “si trabajas, puedes” y es que aquí, nadie te regala nada. Así es que espero poder estar a la altura de mis perspectivas, espero que las lesiones y/o dolores me respeten y espero poder escribir sobre ello, lo que será un buen síntoma de que todo va como tiene que ir.
Habrá que empezar a estudiar el calendario de cross… tic tac, tic tac y a sacar las zapas de la caja.




“AIRES NUEVOS”
¿Por qué esta frase? Porque es una frase que nos dijo un amiguete en Berlín, porque me gustó, porque suena a fresco y porque vendrán nuevas cosas… que contaré más adelante.

1 comentario:

Manuel dijo...

Toda la suerte y la fuerza del mundo con los "Nuevos Aires".
Unn Abrazo.